Gestiona tus fondos en el póquer
Puede que suene a tópico, pero uno de los grandes problemas de todas las personas que se inician en el mundo de los naipes, sea cual sea su variante, es la gestión monetaria. Si se piensa en frío, es algo totalmente normal pues el pensar en ganancias rápidas es intrínseco al ser humano. Pocos piensan en un término que ya hemos nombrado en muchas ocasiones: el largo plazo. Del mismo modo, casi nadie cae en que muchas ocasiones es más importante no perder que ganar, o en su defecto, perder y ganar de forma controlada.

No importa la modalidad de casino online que practiques ni la casa de apuestas que utilices. La gestión monetaria se aplica a Bet365, PokerStars, 888 y, en definitiva, a todas. Es vital para cualquier jugador saber cómo debe gestionar sus fondos en todo momento. Cuándo debe dar un paso adelante y subir de nivel, cuándo debe bajar y por supuesto cuándo debe dar un día por finalizado a causa tanto de una buena racha como de una mala.

En el caso del póquer, a lo largo de los años se han diseñado varios sistemas de gestión que van en función principalmente de dos factores distintos: el nivel de riesgo que queremos tener y la modalidad a la que nos dedicamos dentro del juego de cartas. Es sumamente evidente que la gestión de tu dinero no puede ser la misma en una variante tan volátil como son los torneos multimesa que en una mesa de dinero real donde juegues cash.

Como comentábamos anteriormente, esto también se extiende a cualquier otro juego, ya se trate de un casino online o físico. Es imposible que sigamos la misma gestión en una variante como la ruleta o en otra como el blackjack, pues ambas tienen diferentes índices de riesgo y de porcentaje de ganancias. Esto es algo que ni Bet365 ni ningún otro casino online te dice, pues está más en la responsabilidad de cada uno que de la propia casa. Sobra decir que a nuestra gestión hay que sumarle el bono de bienvenida que solemos recibir. Recuerda que si deseas información tanto sobre ellos como sobre los mejores casinos, puedes echar un vistazo a la página.

Pero volviendo al tema en cuestión que nos trae, repetimos una vez más que en un juego como el póquer, donde interviene no solo el factor suerte sino también la habilidad al enfrentarte entre otros, la gestión de fondos es un tema que siempre está en el centro de conversación. Para esta ocasión hemos decidido dividir esta gestión en función de la modalidad que practiques, y al mismo tiempo daremos dos opciones tanto para aquellos que son más conservadores como para los que prefieren una alternativa más arriesgada para tratar de escalar con más presteza.

poker


Mesas cash
Comenzaremos con las mesas de dinero real, también conocidas como mesas cash y que como bien sabrás a estas alturas están disponible en cualquier casino online (y tradicional) que se precie. Salas como PokerStars, PartyPoker, William Hill o Bet365 cuentan con mesas que van desde meros céntimos a algunos euros por ciega grande.
De todas las modalidades que tiene el póquer, esta es quizá la menos volátil de todas, pues al sentarte con una cantidad de dinero real, este no se suele perder en una sola mano. Además, no es como un torneo o un Sit and Go, es decir, no quedas eliminado en ningún momento y puedes jugar hasta que te aburras.
Para esta opción, una de las gestiones más conservadoras es contar al menos con 50 “cajas”. Para aquellos que no conozcan este término, una caja es el resultado de multiplicar la ciega grande por 100. Por ejemplo, en una mesa cuyas ciegas sean 0,05€/0,10€, una caja sería 10€. Siguiendo esta misma hipótesis sobre las ciegas de la mesa, esto significaría que necesitarías de 500€ para poder tener “acceso” a estas mesas. Hasta que no alcances esta cifra, tendrías que entrar en las de un nivel inferior. Del mismo modo, hasta no obtener fondos suficientes que sean equivalentes a 50 cajas del siguiente nivel, no deberías subir.
Pero como decíamos anteriormente, también hay otra gestión más arriesgada para los amantes de la velocidad. Esta no es otra que disminuir el número de cajas necesarias de 50 a 25. Pongamos otro ejemplo para que lo entiendas. Siguiendo este sistema e imaginando que estás en una mesa de ciegas 0,50€/1€, necesitarías 2500€ en tu cuenta frente a los 5000€ que serían necesarios con la otra opción. Es evidente que el margen es menos, pero al mismo tiempo te permitirá disputar manos en mesas más jugosas y no echar partidas por meros céntimos. También hay que tener en cuenta que en lugares como Bet365, estas mesas tampoco abundan demasiado, por lo que igual si eliges este casino online te interese más la gestión conservadora.

Torneos
El caso de los torneos es un poco especial ya que es una modalidad que conlleva una volatilidad enorme. Y es que hacerse con un torneo no es nada fácil, pero quedar en la zona de premios tampoco lo es. Con práctica y conocimientos es posible (y hay muchos jugadores que lo logran) mantener un porcentaje bastante alto de cobrar premios, ya sea justo después de la burbuja o en las primeras posiciones.
Pero sea como sea, todo el mundo ha de tener en cuenta que al juntarse tantas personas se ha de mantener una gestión mucho más holgada. La más conservadora de todas es disponer en tu cuenta al menos 250 veces el dinero de la entrada al torneo. Por ejemplo, con un bankroll de 500€ en teoría solo podrías acceder a torneos cuya entrada sea como máximo de 2€. Como digo, es una gestión extremadamente conservadora, pero basta con que te des una vuelta por la red para observar que no son pocas las personas que siguen esta simple regla.
Otra opción es bajar el número de 250 a 100 veces la entrada. Tal y como ocurre con el ejemplo de las mesas cash, esto conlleva que el margen de error sea mucho menos, pero al mismo tiempo tendrás la posibilidad de entrar en torneos cuyo pozo de premios sea más elevado. Bajo esta gestión, con el mismo bankroll de 500€ podrías subir tu entrada a 5€, un límite mucho más apetecible.

Sits and Go
En el término medio entre los torneos y las mesas de cash tenemos los famosos Sits and Go, quizá la modalidad más conocida últimamente en el mundo del póquer y que goza de gran popularidad en casinos online como PokerStars o Bet365. Aquí lo más justo sería decir que la gestión más correcta es aquella que mezcla las dos variedades comentadas anteriormente. Si lo piensas es lógico, pues es una modalidad que mezcla la volatilidad de una con la estabilidad de otra.
Hay muchas teorías sobre gestión de fondos para Sits And go ya que dentro de esta misma variante hay varios bloques que contemplan diferentes velocidades, número de jugadores, etc. Pero la convención general para un sistema conservador es tener 50 veces la entrada al Sit and Go de un nivel. Por ejemplo, simplemente con 50€ en una cuenta ya podrías tener acceso a los SnG de 1€ que tan comunes son en PokerStars o Bet365 entre otras.
Sin embargo, no son pocas las personas que optan por arriesgar algo más en los Sits and Go con una gestión que solo pone como requerimiento 25 unidades. Dicho de otra forma, con solo 250€ en tu cuenta ya tendrías permitido jugar en sits y los famosos Spin and Go de 10€.
Como habrás podido comprobar, incluso con una gestión de lo más conservadora no se necesita una gran cantidad de dinero para poder jugar al póquer como algo más que un hobby. Muchos usuarios hacen un pequeño depósito, lo gastan y así una y otra vez. Esta forma de usar tu cuenta no es ni de lejos la más recomendada porque al fin y al cabo terminas sin control alguno. La disciplina es uno de los factores más importantes en este sector y aquellos que no siguen sistema alguno luego son los más propicios a caer en bancarrota, teniendo que despedirse de su hobby favorito por no poder permitirse ingresar más dinero.
Escojas el sistema de gestión que escojas, lo realmente importante es que te ciñas a él pase lo que pase. La mente juega muchas malas pasadas tras una buena racha o una mala. Ante las buenas pensamos que se extenderá en el tiempo y ante las malas el cerebro tiende a relativizar el dinero y pensamos que si subimos de nivel recuperaremos lo perdido antes de tiempo, pero lo más probable es que te des de bruces contra el suelo. Ante todo y como siempre, cabeza.